Sunday, January 15, 2017

¿Obra de Dios?



¿Fundación? ¿Obra de Dios?


Planteamiento

Enero resulta un mes problemático para los legionarios. Algunos traerán a la memoria la muerte de su Fundador además de que la fecha del inicio de la Congregación ha sido colocada el 3 de enero de 1941. Desde ese punto iniciaron los problemas.

No existe ninguna certeza histórica de la fecha de inicio. Existen al menos cinco documentos que testifican a favor de la fecha citada y dos de “fundaciones” en otras fechas previas. Tanto las narraciones de audio existentes como el “acta” de fundación o el diario proceden de la misma fuente “auto-hagiográfica”, la cual carece de valor testimonial por ser del mismo implicado.



Ninguno de los primeros convocados a finales de los años 30s como de inicios de los 40s perseveró; plausiblemente todos fueron abusados y desechados. La Congregación no ha querido buscar la verdad y ha preferido conservar como verídicas las narraciones de Marcial Maciel. Los posibles testimonios han ido desapareciendo.

Siguiendo dicho esquema mental, el grupo de mujeres del Movimiento RC conocido como Consagradas (antes 3GF) han escamoteado las preguntas por el origen y cómodamente han optado por fijar la fecha de su inicio en aquella misma fecha. Alguno podría abogar a favor de este grupo diciendo que no cuentan ni con los medios ni con la formación adecuada para indagar históricamente. Sin embargo el problema no es tal, sino la línea editorial legionaria de la cual dependen. Entre las Consagradas (3GF) como en la contraparte masculina (3GM) existen testimonios vivos del origen y los inicios. Por tanto entendemos que la línea editorial implica una activa voluntad de no saber.

Las Consagradas (3GF) fueron iniciadas en la Ciudad de México el día de la Inmaculada en el año de 1969. Eran 4 señoritas (todas teenagers), las cuales viven aún, Gregorio López García (rip) y posiblemente Rafael Moreno Portillo (entrando y saliendo). No existía ninguna idea de fundación, no había reglamentos, estatutos ni mucho menos permiso de las autoridades eclesiásticas. En una de sus charlas sobre la identidad del “Tercer Grado” Rafael Moreno nos decía “lo único que sé es que Uds. nunca usarán pantalones”.

Dilema, ¿Obra de Dios?

Al llegar la fecha elegida para Aniversario algunos se plantean la pregunta por el origen y la consiguiente interrogante por la acción de Dios; la fecha de “Primerísima” se vuelve problemática y la interrogante acerca de Dios se vuelve dilema… para aquellos que se atreven a reflexionar.

Dilema es un vocablo de origen griego para expresar una disyuntiva entre dos opciones (dùo-lema) o dos palabras en sentido más literal; es decir: El Inicio de la Congregación ¿Fué o No-Fué[1] obra de Dios?

Criterios de Discernimiento

Al no contar con algún documento histórico autentificado, experiencia espiritual o acontecimiento fundante tenemos que remitirnos a los criterios escriturísticos y juzgar sólo desde una perspectiva evangélica.



Los textos más usados son Mt.7,15-18[2] (Lc.6,43-44) y Hech.5,35-39[3].

El primer criterio proviene de Jesús mismo en los textos del Evangelio de San Mateo y de San Lucas. Parecería que se trata de un criterio “controvertido” pues ha sido invocado para afirmar aspectos opuestos de la Legión dependiendo de la experiencia vivida.

Pensando en dicho pasaje evangélico, hay muchos que hablan de las buenas obras de los legionarios y citan ejemplos específicos: las Megamisiones, la visita a las cárceles, los cursos a seminaristas, los clubes, las clases de religión, el Torneo de la Amistad, etc., etc. Del mismo modo hay muchos que reclaman la anulación de la Congregación a partir de los “frutos malos” que han experimentado, que si el superior tal les trató mal, que si la Cúpula mintió, que si lo captaron para usar sus “talentos” y después de muchos años de prácticas lo despacharon sin un duro, que si desviaron fondos, que si lo obligaron a pedir donativos, etc., etc. Pero ello no es propiamente aplicar un “criterio evangélico”, sino una serie de juicios sobre experiencias positivas o negativas a la cual se le acomoda la imagen de los frutos. Si verdaderamente se quiere emplear el criterio evangélico es necesario asumir el texto completo en su propio contexto y no sólo un versículo aislado.

El Criterio de Mateo (Lucas)

Sin pretender hacer una exégesis… El Capítulo 7 de San Mateo recoge un conjunto de enseñanzas del Señor. En líneas generales la primera parte (vers. 1-12) habla sobre el juicio a los demás; mientras que la segunda parte habla sobre la atención y vigilancia para salvarse: cuidado con el camino ancho, cuidado con los falsos profetas, conserven mis palabras y practíquenlas (vers. 13-27). Es en el contexto de la segunda advertencia (v. 15-20) que Jesús introduce un criterio de juicio (discernimiento) precisamente por el engaño contra el que él nos previene.

Dice el texto (v.15): “Cuidado con los falsos profetas” porque engañan, aparecen como ovejas pero en realidad son lobos. Jesús añade el calificativo “rapax[4]”, porque no se trata de un simple lobo o “del hermano lobo” que diría San Francisco; es un lobo que viene a destruir, robar, violar por codicia. El falso profeta es un personaje que destruye.

Este pasaje evangélico recoge y reúne varias enseñanzas de Jesús y omite una narración dialogada; del versículo 15 al 16 aparece tácita una pregunta: ¿cómo saber cuál es falso profeta si lo vemos como si fuese una oveja? “Responde” Jesús: “a partir de sus frutos”.

El contexto es muy importante. Jesús no está dictando un criterio general de juicio para acontecimientos, hechos y sucesos; Él se está refiriendo en específico a los falsos profetas pues engañan. Aparentan una cosa, pero su interior es otro (lupus) y sus intenciones no son buenas (rapax).

Por tanto; a partir del texto de San Mateo, y su correspondiente en San Lucas, es incorrecto decir que la obra iniciada por Marcial Maciel Degollado es o no-es Obra de Dios. Todos aquellos que consideran a la Congregación como obra de Dios a partir de las obras están juzgando incorrectamente, del mismo modo que todos aquellos que la descalifican por el daño que ha procurado. El criterio de Jesús en orden a la salvación se refiere a quienes anuncian algo en nombre de Dios… volveremos sobre este aspecto más adelante.

El Criterio de Gamaliel

El texto de los Hechos de los Apóstoles se refiere a Grupos formados; ¿puede aplicarse a una Congregación, a una Cofradía, a un Movimiento, a un Grupo humano?

Teudas o Judas Galileo


Los dos casos mencionados por Gamaliel tienen peculiaridades. Teudas[5], nos dice el texto, pretendía ser alguien. ¿Mesías liberador? ¿profeta? ¿jefe, caudillo, líder?, no hay detalles al respecto, salvo el hecho de que decía ser alguien. Es decir, Teudas congregó al grupo de unos 400 seguidores bajo la convicción de que él había recibido una inspiración, una misión, o que había nacido para ello. La ausencia de elementos permite extender el criterio: Todo grupo congregado por alguien que dice ser alguien (sin serlo) está destinado a extinguirse, precisamente debido a que el motivo de la convocación es falso. El segundo ejemplo, el de Judas Galileo, no tiene ningún detalle ni se indica bajo qué testimonio se presentó Judas para congregar su levantamiento[6]; sin embargo el Movimiento de Judas Galileo es de índole mesiánica: la liberación del pueblo bajo dominación romana. Se trata de un mesianismo político o diríamos meramente terrenal, por tanto no proviene de Dios y está destinado a extinguirse.

En el caso de la Congregación fundada por Marcial Maciel Degollado existen muchos elementos contradictorios como para aplicar llanamente el “criterio de Gamaliel”. No se trata de una organización meramente terrenal, busca extender el Reino de Cristo y además ha recibido “la bendición” de varios Papas sin embargo hay demasiados elementos en la Congregación que contradicen el testimonio requerido por los Consejos Evangélicos. Por otro lado, el Fundador decía estar inspirado por Dios, en distintas ocasiones habló de “mociones interiores del espíritu”, escribió en atrevidamente usando la doxología “Por Dios, en Dios y con Dios, inicié la Legión”, etc.; es decir, pretendía “ser alguien”.

El juicio acerca de Maciel como instrumento de Dios lo expresamos un poco más adelante; aquí sólo señalamos que tampoco es posible indicar si la Congregación  que él inició es o no-es Obra de Dios a partir del “Criterio de Gamaliel”. Es perentorio añadir que el “Criterio de Gamaliel” tiene una dimensión netamente eclesial y no es un filtro para juzgar la procedencia divina usando como parámetro la continuidad en el tiempo, simplemente si se considera que hay tradiciones religiosas en la India y Paquistán cuya antigüedad es anterior a la fundación de la Iglesia.

Afirmar que “la Legión no ha sido suprimida, luego es obra de Dios” es una afirmación gratuita y sin fundamento.

Muchos confunden el carisma de Pedro en la Iglesia[7] con un “argumento” de autoridad como si se tratase de un mero acto jurídico que “funda” una verdad. Demasiadas confusiones… El Papa no suprimió la Legión, luego es obra de Dios… Demasiadas confusiones.

Juicio sobre el Fundador

Desde el pasaje evangélico de San Mateo, su equivalente en San Lucas o incluso la  parábola del pastor en San Juan, podemos decir que Marcial Maciel fue un lobo con piel de oveja, pero además fue un lobo rapaz. No hace falta abundar en detalles, pero “por sus frutos los conoceréis” resulta evidente: toxicómano, mujeriego, charlatán, pedófilo, traficante de influencias, extorsionador, difamador, mentiroso y hasta posiblemente asesino… De internis neque Ecclesia; no sabemos con qué intenciones fundó la Congregación, pero Marcial Maciel “vino a robar, violar y destruir”.

Un lobo... sólo se distingue porque no produce leche de Oveja


El criterio de “los frutos” es concluyente. ¡Cuidado con los falsos profetas! Incluso el Papa Benedicto XVI, con todo el peso escriturístico de la expresión, lo llamó Falso Profeta.

La Congregación ya se distanció “oficialmente”[8] de su Fundador; pero hay religiosos que aún guardan la veneración, conservan fotografías, recuerdos[9], etc. Además muchos de sus métodos y formas de llevar la Congregación siguen vigentes[10]: el distanciamiento no es completo con todo lo que ello implica.

¿Puede Dios convocar un grupo tras de un falso profeta? ¡Es evidente que no!

Sin entrar en la discusión teológica del voluntarismo y la libertad de Dios, simplemente señalamos que Dios no se engaña a sí mismo; nunca establece una política de “izquierda” para ir a la “derecha” o viceversa. Dios, simplemente no tiene política. Dios es coherente, en primer lugar consigo Mismo, porque es la Verdad y si la verdad se contradice a sí misma es un absurdo, etc., etc. Temas básicos de crítica y teología fundamental.

Si Dios no elige un Falso Profeta para convocar a un grupo de seguidores de Suyos (lo cual sería una contradicción), entonces Dios no eligió a Marcial Maciel[11] para fundar a los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y la Virgen de los Dolores (MSCJyVD)[12]. Si Dios no eligió a Maciel, entonces la Congregación que él fundó NO es obra de Dios.

A este respecto hay tres características en un texto de la segunda carta de San Pedro (2Pe.2,1-3)[13] presentes en la Legión:

«Pero hubo también falsos profetas en el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente sectas de perdición, y negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada. Y muchos seguirán su lujuria, por los cuales el camino de la verdad será blasfemado; y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas».

Marcial Maciel inició un Grupo con muchas características de movimiento sectario (no desde el punto de vista doctrinal, sino sociológico). Usó la mentira y el engaño no sólo para la fundación, sino para el reclutamiento de seguidores. Fue lujurioso no sólo consigo mismo, sino que introdujo a muchos otros a ciertos vicios contra natura. Usó a los miembros del Grupo como mercancía tanto en su conjunto como en casos individuales… concluye el texto “su perdición no duerme”.

El texto de la Carta de San Pedro es contundente:
·         Maciel fue un Falso Profeta
·         Introdujo en la Iglesia un grupo Sectario
·         Impregnó a muchos de su avaricia y también de su lujuria
·         Usó a los miembros como Mercancía.

Muchas personas han opinado acerca del origen divino o no de los legionarios, ¡cuántos de todos ellos habrán leído la Carta de San Pedro!

Otras Etapas y juicios

El nombre de “pila” de la Congregación es Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y de la Virgen de los Dolores el cual se usó durante aproximadamente los primeros 20 años. En esta etapa inicial podemos afirmar con firmeza que el grupo NO ES UNA OBRA DE DIOS.

El juego de los nombres


En 1965 el Papa Pablo VI concedió a la Congregación una oportunidad de “renacer”
·         Cambio de nombre
·         Reincorporación del Fundador
·         Desestimación de las acusaciones contra el Fundador
·         Definición de su apostolado (el texto del decreto lo explicita)
·         Anulación de las disposiciones de las Visitas previas
·         “Sanación” de las irregularidades jurídicas

Dios no obra el mal para hacer el bien; es una contradicción. Dios no puede inspirar el “fraude” para construir un colegio; Dios no avala la manipulación para conseguir el progreso, etc.

El juicio sobre esta segunda etapa necesariamente tiene que ver con el mismo Fundador pues continuó al frente de la ahora llamada Legión. A diferencia de la etapa anterior en que no había ningún apostolado ni acción específica; se fueron creando distintas obras. Sin embargo el Fundador continuó con sus mismos métodos, pero con mucho mayor cuidado. En varias ocasiones Marcial Maciel dijo que la Legión no estaba lista para iniciar los apostolados porque había pocos hombres, pero que inició el Cumbres y la Anáhuac “para que la gente creyera en él”. También existía el temor de que el Papa los fuera a circunscribir a un territorio de misiones (porque no tenían otro apostolado) y era urgente iniciar una nueva etapa para dejar atrás “La Guerra” de los años 50.

Sin embargo en este período, en lugar de renovarse, Maciel tuvo mujeres y abusó de sus hijos. En lugar de dejar el pecado, mejoró sus tácticas. Protegido por una estructura mayor y con obras vistosas, pudo buscar placeres más refinados, acudió a hoteles exclusivos nudistas y a paraísos de sexo. Maciel continuó siendo el mismo, ¿y la Congregación?

Un decreto papal a pesar de toda su fuerza jurídica y de la potestad de Pedro no altera la naturaleza de las cosas. La Congregación MSCJyVD no era obra de Dios y por un decreto, tampoco los Legionarios de Cristo lo serían. Por otro lado, el decreto de Alabanza se concedió en circunstancias sumamente comprometedoras, no sólo sin una investigación previa, sino en contra de las investigaciones anteriores; se otorgó apenas 17 años después de la fundación canónica de la congregación. Como se ha señalado en otros lugares, el Decretum Laudis concedido[14] a los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y la Virgen de los Dolores fue un acto de irresponsabilidad tremenda.

El Dilema de Benedicto XVI

Habiendo alcanzado su máximo crecimiento durante la primer década del 2000, la Legión comenzó a declinar rápidamente a raíz del reconocimiento de la verdad sobre el Fundador. Sin embargo en la Legión se realizan muchas obras buenas y ha tenido un atractivo importante para incorporar jóvenes a la vida religiosa; ¿se podría pensar que entre tanta inmundicia se oculta una obra de Dios?

Vocación puede decaer.. Neosacerdote rodeado de Macielistas


¿Es posible que después de tanto crimen y abuso (no ya de parte de Maciel, sino de la misma institución) exista en el fondo o en el núcleo una obra de Dios?

En el libro entrevista “Luz del Mundo”[15] el Papa hace revelaciones importantes acerca de su conocimiento/desconocimiento de los legionarios. Conviene contextualizar brevemente el momento, pues las decisiones que se siguieron dependen de ello y además arrojan luz acerca de la pregunta sobre si hay o no-hay una obra de Dios, aunque sea en núcleo.

Joseph Ratzinger como cualquier otro miembro AAA+ de la Curia era objeto del cultivo legionario; entregarle “sobrecitos” y regalos a él, era contraproducente, así que el cultivo era de otro modo: cartas, testimonios, fotografías, visitas; pero visitas y fotografías con jóvenes alemanes y austriacos o de países del Este. Una afirmación fuerte de la ortodoxia y un bombardeo continuo acerca de la vitalidad de la Legión, sobre todo a través de su secretario Josef Clemens[16].

Cuando el Card. Ratzinger por fin emprende la investigación, no lo hace en general. No investiga a la Congregación, sino que investiga acusaciones específicas contra la persona de Marcial Maciel Degollado a quien en “Luz del Mundo” se atreve a calificar como “Falso Profeta” con todo el peso de la expresión viniendo de un erudito, estudioso de la Biblia y guardián de la ortodoxia.

Al parecer Benedicto XVI conocía sólo parte de la situación real de la Congregación y por eso afirmó en 2010 “Naturalmente, hay que hacer correcciones, pero en términos generales, es una comunidad sana”. ¿Qué impresión tenía Benedicto de la Legión? En su libro entrevista dice “Hay en ella (la Legión) muchas personas jóvenes que quieren servir con entusiasmo a la fe” y “Hace falta una estructura nueva para que no caigan en el vacío sino que, rectamente conducidos, puedan prestar un servicio a la Iglesia y a los hombres”.

Una comunidad predominantemente joven, es algo que salta a la vista; cuyos miembros quieren servir con entusiasmo a la fe, resulta casi evidente. ¿Conocía Benedicto los abusos de autoridad? ¿el desprecio a las víctimas? ¿la manipulación? ¿el reclutamiento voraz? ¿el desvío de fondos? ¿los fraudes? ¿la irregularidad patrimonial? ¿el mínimo discernimiento vocacional? ¿la instrumentalización de los miembros según el patrimonio de la familia?, etc., etc.

Al parecer lo ignoraba completamente; por eso ordenó la Visita Apostólica. El resultado fue un dilema: Suprimir o No-Suprimir.

¿Es la renovación una obra querida por Dios?

Benedicto XVI no suprimió la Legión, sino que nombró un Interventor con facultades de gobierno para emprender una renovación estructural. Para muchos de dentro y de fuera, la labor del Interventor Pontificio denominado “Delegado” fue un baile de compromisos entre reformadores y macielistas. El resultado no fue desastrozo pero sí muy desesperanzador porque las reformas quedaron en el famoso “bisogna verificare” que repetía continuamente el Delegado.

Ante la decepción por el fracaso del Delegado Pontificio, el Papa Francisco concluye el período de Velasio de Paolis y nombra a otro interventor pero sin facultades de gobierno.

Nunca se hizo una reforma para proporcionar “una nueva estructura”[17] a los jóvenes de la Congregación; en su lugar se pretende actuar una renovación asistidos por el Interventor-Consejero Pontificio.

¿Es la renovación algo querido por Dios?

La respuesta directa e inmediata es afirmativa. No es una obra de Dios en el sentido de “suscitada por Dios”, porque la Legión nunca lo fue; pero sí es algo que Dios quiere sobre todo por aquello que el mismo Papa Benedicto XVI dijo en “Luz del Mundo”: “No se debe destruir ese entusiasmo”, refiriéndose a los miembros de la Congregación, pero “hay que darles un nuevo aliento. Hace falta una estructura nueva (…)”. Dios quiere la renovación porque Pedro dispuso un tiempo ad experimentum para ver si era posible transformar una Obra fundada por un Falso Profeta.

¿Hay verdadera renovación en el sentido de “una nueva estructura”? ¿de una “redefinición del carisma”[18]? ¿Procede la renovación según lo que Dios querría?... es una pregunta abierta.




[1] Was or Wasn’t?  war oder nicht? Foi ou não foi?
[2] Attendite a falsis prophetis, qui veniunt ad vos in vestimentis ovium, intrinsecus autem sunt lupi rapaces. A fructibus eorum cognoscetis eos; numquid colligunt de spinis uvas aut de tribulis ficus? Sic omnis arbor bona fructus bonos facit, mala autem arbor fructus malos facit; non potest arbor bona fructus malos facere, neque arbor mala fructus bonos facere.
[3] dixitque ad illos: “ Viri Israelitae, attendite vobis super hominibus istis quid acturi sitis. Ante hos enim dies exstitit Theudas dicens esse se aliquem, cui consensit virorum numerus circiter quadringentorum; qui occisus est, et omnes, quicumque credebant ei, dissipati sunt et redacti sunt ad nihilum. Post hunc exstitit Iudas Galilaeus in diebus census et avertit populum post se; et ipse periit, et omnes, quotquot consentiebant ei, dispersi sunt. Et nunc dico vobis: Discedite ab hominibus istis et sinite illos. Quoniam si est ex hominibus consilium hoc aut opus hoc, dissolvetur; si vero ex Deo est, non poteritis dissolvere eos, ne forte et adversus Deum pugnantes inveniamini!
[4] Adjetivo latino de uso generalizado en el contexto romano sin contextualización ni histórica ni geográfica. Denota acepciones negativas en la mayoría de los casos: agresivo, destructor, codicioso… de allí derivó a rapiña y sus acepciones modernas sin la connotación negativa en zoología, por ejemplo ave de rapiña. Proveniente de rapio (ere) cuya acepción primera no es arrebatar, sino robar, violar y destruir. En el texto de San Juan, Jesús también señala que el lobo viene a robar[violar, destruir] y dispersar (Jn.10,12)
[5] No confundir con el Teudas que refiere Flavio Josefo, también organizador de una rebelión pero posterior en fechas a la redacción del texto de los Hechos de los Apóstoles.
[6] Aunque el texto no habla de ello, el verbo empleado “avertit populum” sugiere que se trató de una de tantos levantamientos contra la ocupación romana. Favio Josefo habla de un Judas Galileo que exhortaba a no acudir al registro del censo y levantó al pueblo.
[7] Cfr. Mt.16,20
[8] Sucedió a escasos dos meses de que el Papa determinara si suprimir o no la Congregación. Ver comunicado aquí.
[9] Recientemente (año 2017) un grupo de sacerdotes, entre los que se encontraban dos exrectores del CES celebró la eucaristía en la casa paterna de Marcial Maciel.
[10] Basta citar las recientes cartas de Eduardo Robles Gil con disposiciones acerca de la pobreza.
[11] A este respecto se puede considerar el juicio negativo de la Iglesia sobre la vocación del “seminarista” Marcial Maciel. Hay una reflexión al respecto aquí; aunque parece inconclusa, los planteamientos son muy válidos.
[12] Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y de la Virgen de los Dolores, posteriormente llamados Legionarios de Cristo.
[13] Fuerunt vero et pseudopro phetae in populo, sicut et in vo bis erunt magistri mendaces, qui introducent sectas perditionis et eum, qui emit eos, Dominatorem negantes superducent sibi celerem perditionem. Et multi sequentur eorum luxurias, propter quos via veritatis blasphemabitur; et in avaritia fictis verbis de vobis negotiabuntur.
[14] El decreto no fue concedido a los Legionarios, sino a los MSCJyVD; en el mismo decreto se cambia el nombre.
[15] El título completo es: “Benedicto XVI: Luz del Mundo: El Papa, La Iglesia y los Signos de los Tiempos”; no es propiamente un texto del Papa  Benedicto XVI, sino una conversación con Peter Seewald.
[16] Tanto Josef Clemens como Stanisław Dziwisz eran piezas claves para hacer llegar “información” al Papa. Ambos secretarios (de JPII y BXVI respctvamente) recibían cultivo personalizado de parte de Álvaro Corcuera al grado de considerarse “amigos”.
[17] Según la expresión del Papa Benedicto XVI
[18] Comunicado de la Santa Sede del 1 de mayo de 2010; ver aquí. El comunicado fue fruto de la Visita, en él se vuelve a subrayar la convicción de que el daño provenía de Maciel y no de la Congregación: “la decepción por el fundador podría cuestionar su vocación”